Roberto Gargarella analizó el Constitucionalismo Latinoamericano en la 1era Cátedra Norbert Lechner

roberto gargarella_webLa Primera Cátedra Norbert Lechner 2017 “El nuevo constitucionalismo latinoamericano. Un constitucionalismo demasiado viejo”, organizada por la Facultad de Ciencias Sociales e Historia, contó con la presencia del académico Roberto Gargarella, sociólogo, académico de la Universidad de Buenos Aires, quien analizó la historia del constitucionalismo latinoamericano y sobre las consecuencias que han tenido estos ordenes jurídicos en los diferentes estados en Latinoamérica.

Gargarella reflexionó sobre la importancia de revisar la historia prolongada de más de 200 años del constitucionalismo latinoamericano para pensar críticamente el presente y los efectos que tuvieron en el pasado: “creo que hay demasiado para aprender de la historia, y que el constitucionalismo cumple un papel indispensable en la transformación social. No es el único y tampoco el principal protagonista, pero sin dudas  puede contribuir o favorecer o limitar cambios y es importante para todos”.

El académico centró su presentación sobre como “lo viejo limita a lo nuevo” a partir de tres ejemplos: el caso de las convenciones constituyentes, los derechos sociales y el presidencialismo. Gargarella comentó que “son tres aspectos cruciales del cambio constitucional que han tenido una extraordinaria importancia en la historia pasada y reciente de América Latina, y que son muy reveladores sobre la potencia y los límites del cambio constitucional”.

“El primer caso nos habla del proceso de creación constitucional, y nos va a remitir a uno de los grandes problemas que yo creo que el cambio constitucional en latinoamericano, que tiene que ver con lo que yo llamo el problema de la acumulación. El segundo caso que nos plantea preguntan importantes sobre los transplantes legales, injertos legales, es el caso de los derechos sociales, y como expandir el pacto constitucional inicial. El tercer caso se refiere a unos intentos modestos destinados a limitar o moderar el presidencialismo, que es también mi intuición, han sido en buena medida absorbidos por las viejas estructuras. Se trata de tres prácticas, vinculadas con aspectos esenciales del constitucionalismo histórico en América Latina , que son muy reveladoras sobre lo que podemos hacer,y  los límites de lo que se está haciendo en materia constitucional “, señaló el académico.

El académico concluyó su presentación resaltando la relación entre la construcción de las constituciones de los países con los niveles de desigualdad existentes, sobre todo en el contexto latinoamericano. “El constitucionalismo latinoamericano sigue marcado por rasgos de desigualdad que han sido propios desde el mismo momento de su nacimiento. Seguimos contando con sociedades definidas por la marginación y exclusión de grupos  y que el constitucionalismo no ha sabido ofrecer su ayuda para promover modificaciones drásticas o relevantes en este aspecto. Las inclusiones que hemos visto, las inclusiones que se han impulsado  han sido habitualmente muy defectuosas, caracterizadas por lo que yo llamé la estrategia de la acumulación, fallas que parecen sugerir una falta de compromiso efectivo con la tarea emprendida, la inclusión de los excluidos pueda llevarse a cabo sin alterar el orden vigente”, agregó Gargarella.

 



« volver al inicio